La Propiedad Industrial

La Propiedad Industrial es un conjunto de derechos exclusivos que protegen, tanto la actividad innovadora materializada en nuevos productos, nuevos procedimientos o nuevos diseños, como la actividad mercantil, mediante la identificación en exclusiva de productos y servicios ofrecidos en el mercado.

Estos derechos exclusivos son bienes inmateriales que forman parte de los “activos intangibles” del empresario, los cuales con una adecuada estrategia de mercadeo y publicidad logran su expansión y ventaja competitiva, además de poder llegar a convertirse en los activos de mayor valor de la empresa. Son bienes susceptibles de ser explotados económicamente a través de licencias de uso, traspasos, prenda, entre otras figuras.

La Propiedad Industrial se divide en dos grandes ramas:

  • Los signos distintivos conformados por las marcas, los nombres comerciales, las indicaciones geográficas y las denominaciones de origen y;
  • Las Invenciones integradas por las patentes de invención, las patentes de modelo de utilidad, los diseños industriales, los esquemas de circuitos integrados y las variedades vegetales.